Seleccionar página

Una de las principales cuestiones que se plantean en cualquier proceso sucesorio es el tema de los impuestos: ¿Qué impuestos tengo que pagar en una herencia? En Abogados Herencias Zaragoza respondemos de forma breve y clara.

El principal impuesto que tenemos que pagar en una herencia es el famoso Impuesto sobre Sucesiones, cuya gestión y recaudación está cedida a las diferentes comunidades autónomas, y es por este motivo la gran diferencia que existe de pago según el lugar donde residas.

El Impuesto sobre Sucesiones es un impuesto directo, es decir, recae sobre la riqueza de una persona a título individual, y se trata de un impuesto de carácter progresivo, lo que significa que la cuantía del mismo se gradúa según el valor de los bienes que se adquieran, las circunstancias personales, edad y relación de parentesco con el fallecido.

El Impuesto de Sucesiones es un impuesto directo y de carácter progresivo cuya recaudación es gestionada por las comunidades autónomas.

El plazo para pagar este impuesto es de 6 meses desde la muerte del familiar o ser querido.

En la actualidad existe una gran diferencia de pago de este impuesto según la comunidad. Por un lado, existen comunidades donde el importe pagar es muy bajo o simbólico (Madrid, Extremadura, Murcia, o La Rioja) y otras donde el impuesto es muy elevado (Aragón, Asturias, Andalucía, Castilla León), siendo estas diferencias de pago un tema muy polémico a nivel nacional.

Sirva como muestra esta tabla comparativa que se publicó en el Diario Cinco Días del pasado 27 de febrero, donde se realiza una simulación de adquisición de una misma herencia en las diferentes comunidades autónomas:

Como ya hemos señalado anteriormente, se trata de un impuesto cuya gestión se encuentra cedida a las Comunidades Autónomas.

En Aragón tendremos que liquidar el impuesto de sucesiones en plazo ante la DGA.

Este impuesto se encuentra regulado por la Ley 29/1987, que aprueba la regulación del Impuesto sobre Sucesiones y Donaciones, el Real Decreto 1629/1991 que aprueba el Reglamento de ambos impuestos, y por supuesto, las diferentes normativas autonómicas.

Adicionalmente al Impuesto sobre sucesiones, que todo el mundo conoce, o al menos ha escuchado algo en TV o prensa, los diferentes bienes (de naturaleza urbana) que se adquieren en una herencia también son objeto de liquidación de la plusvalía municipal.

El Impuesto sobre el Incremento del Valor de los Terrenos de Naturaleza Urbana, conocido como la Plusvalía, es un impuesto municipal directo y de carácter potestativo, que grava el incremento del valor del terreno generado en el momento de la transmisión del bien.

La gestión y recaudación de este impuesto corresponde al Ayuntamiento del lugar donde radica el bien objeto de transmisión por la herencia.

Además del Impuesto de sucesiones, los diferentes bienes (de naturaleza urbana) que se adquieren en una herencia también son objeto de liquidación de la plusvalía municipal.

Como hemos dicho en el párrafo anterior, este impuesto tan sólo grava los bienes de naturaleza urbana, pero no rústicas.
Las personas obligadas a pagar la plusvalía municipal en una herencia son los herederos concretos de cada bien. En cuanto al plazo de pago, es de 6 meses del fallecimiento del familiar, ampliables 6 meses más a solicitud del interesado.

Si tienes cualquier duda sobre los impuestos aplicables a tu herencia o si directamente quieres que te ayudemos con todos los trámites de una herencia, ponte en contacto con AHZ (Abogados Herencias Zaragoza) y te ayudaremos.